Categories
Sobre préstamos

Motivos para solicitar un préstamo rápido

¿Quién no ha tenido alguna vez un imprevisto de última hora que necesita una solución urgente pero para lo cual no contamos con el dinero necesario? Para esos casos es importante poder contar con una opción de financiación rápida. Te contamos la utilidad de este tipo de préstamos.

Tengo un problema y necesito dinero urgentemente

Los imprevistos se presentan sin avisar y no podemos prever todos los problemas que se nos puedan presentar. Siempre hemos oído que la vida da muchas vueltas y cuando pensamos que estamos cómodamente establecidos se nos tuerce la cosa y necesitamos una pequeña ayuda externa para salir del bache.

Casos típicos de lo que hablamos puede ser una avería grave en el coche, siendo este una herramienta imprescindible para acudir al trabajo o para nuestra vida diaria. Problemas de salud en la familia, problemas dentales en nuestros hijos que necesitan de algún tipo de aparato cuyo coste suele ser elevado, una avería doméstica, por ejemplo una tubería que se ha roto y necesita una reparación urgente. Quizás se nos ha estropeado la lavadora y ya se sabe que en casa con niños se hacen varias coladas diarias. Las situaciones que se nos presentan en las podamos necesitar un dinero extra de manera puntual son muy variadas, pero cada una de ellas puede necesitar una solución más o menos inmediata.

Para esos casos se han ideado los préstamos rápidos, préstamos express o préstamos urgentes, que todo viene a ser lo mismo, préstamos de pequeñas cantidades a devolver en un plazo de tiempo más o menos corto.

El banco no me presta más dinero o me piden muchos papeles

Otro motivo para solicitar un préstamo rápido es cuando necesitamos dinero por cualquier motivo y nuestro banco habitual nos cierra la puerta. Esta situación es muy habitual, sobre todo desde que se inició la crisis crediticia, durante la que los bancos cerraron el grifo de los préstamos y endurecieron enormemente las condiciones para los que solicitaban crédito.

Si tu banco no atiende a tu petición de financiación, queda la opción de la financiación privada, entidades con ánimo de lucro que prestan dinero a particulares a cambio de garantías mínimas para el pago.
La contraprestación es que los intereses son mayores que los de la banca tradicional, pero en el momento en que ésta no nos ofrece solución, no tenemos más remedio que mirar a esta “banca alternativa“.

El dinero lo necesito ya y no puedo esperar

La urgencia de dinero sólo la podemos valorar nosotros mismos, nadie sabe mejor que nosotros si podemos esperar. Pero cuando solicitamos un préstamo al banco se lo suelen tomar con calma.
Vamos a poner una caso extremo. Se nos ha roto una tubería de agua y hemos tenido que cerrar la llave general para evitar que se nos inunde la casa. Ha venido un fontanero y nos ha dado el presupuesto de la reparación, pero ahora mismo no disponemos de dinero suficiente para hacer frente a la factura.

Felices y contentos vamos esa misma mañana al banco. Nos sentamos delante del empleado le exponemos nuestra petición, nos pregunta para qué queremos el dinero, cómo lo vamos a pagar, qué otras deudas tenemos y toma nota de todo. A partir de ahí, la solicitud va a un departamento que evalúa el riesgo que corre el banco al hacer la operación: principalmente evalúa nuestra solvencia, nuestro historial de pagos, que no estemos en registros de morosos, en fin, buscan cualquier motivo para no fiarse de nosotros. Y eso que estamos hablando de una cantidad no muy grande y de que somos clientes del banco desde hace muchos años, con nuestra nómina allí.

Quizás nos hagan volver de nuevo a la oficina bancaria con algún papel más: últimas nóminas, declaración de la renta o cualquier otro justificante de ingresos.

Cuando la aceptación del crédito nos llega ya han transcurrido como mínimo dos o tres días, eso si no hay un fin de semana por medio, que entonces nos iríamos como mínimo a cuatro o cinco días. Por fin nos llama el empleado del banco y nos dice que nuestro préstamo ha sido concedido, y que al día siguiente lo tendremos ingresado.

¿Cuantos días llevamos sin agua hasta tener el dinero para la reparación? Porque luego hay que volver a llamar al fontanero, a ver cuando termina de estar arreglada la dichosa fuga.

Para estos casos tal vez nos pueda interesar valorar la opción de un préstamo rápido, una opción de financiación que con una sola llamada nos permita disponer de liquidez en unos minutos para una urgencia. Este tipo de operaciones se suelen hacer por teléfono o por internet y en muchos casos en 15-30 minutos tenemos la respuesta.